Archivos para mayo, 2012

Alex Font regresa a Novo para firmar la duodécima release del sello. El artista afincado en Londres se saca de la chistera un excepcional trabajo en el que muestra su madurez artística elaborando una elegante y detallada composición. Para esta aventura elige a James Gittins como compañero de viaje. El valenciano y el británico inician juntos un corto pero intenso trayecto en el que, tras recorrer varias etapas, logran coronar el ascenso a la cumbre con muchas garantías y de forma pletórica. “Colinas” es un track en clave deep house cocido a fuego lento; una pieza sigilosamente bailable, envolvente e hipnótica, pero que crece y progresa con mucha fluidez desde el primer al último beat.

El corte original viene acompañado por un remix de J.M. Aboga, quien saca a relucir su lado más groovy para recomponer la pieza original y dotarle de calidez, frescura y luminosidad cual estallido veraniego. Eso sí, sin apear en la cuneta los magníficos destellos de elegancia que la pieza original desprende. Una precisa vuelta de tuerca que le aporta el ápice de punch necesario para noquear a cualquiera y completar una grandiosa release que, sin lugar a dudas, va a ser una de las gratas sorpresas para la reciente temporada estival que está ya a la vuelta de la esquina.

 

Los amantes del techno estamos de enhorabuena, ya que el señor Lekebusch regresa a escena con nuevo LP bajo el brazo. Un álbum que supone el vigésimo desde sus inicios y el noveno como Cari Lekebusch. Se dice pronto, pero la friolera de veinte álbums de estudio, desde 1994, no es moco de pavo y el legado que el artista sueco nos deja año tras año da muestras evidentes de porqué es una de las referencias del techno internacional de estas últimas dos décadas.

La verdad es que no le ha ido nada mal a aquel joven graffitero de las calles de Estocolmo, que decidió abandonar los sprays y el arte urbano para centrarse exclusivamente en aporrear hardware y pasear su maleta de vinilos por algunos de los mejores festivales y clubes del panorama techno. Su gran cantidad de publicaciones (más de ochenta EPs) y su interminable número de alias (como Braincell, Vektor, Agent Orange, Mantis, Rubberneck, Cerebus, ADCL, Cre8tors o Kari Pekka, sólo por nombrar algunos) dicen mucho del bagaje con el que cuenta un artista que no ha perdido el tiempo durante estos años y del que cuesta entender de donde saca el tiempo suficiente para tanto ajetreo musical.

El que es considerado como el capo de la “otra mafia sueca”, la del techno, nos da cuatro lecciones de cómo manufacturar technazo de primer nivel a través de este “You Are A Hybrid Too”. Y es que este LP tiene un poco de todo: techno musculoso, algo de cacharrería analógica mezclada con arreglos digitales, pasajes claustrofóbicos y densos, ápices de techno conceptual, bleeps saltarines, grooves ágiles… Es cierto que el álbum deja apeado en la cuneta aquella cadencia industrial tan característica de los trabajos de Lekebusch, en favor de una mayor profundidad y, dicho sea de paso, también en favor de una cierta madurez; pero no pierde de vista en ningún momento la habitual esencia “facilona” y pistera del productor nórdico. Quizá sea ésta la clave del éxito de esta joya en formato largo. Una construcción megalítica edificada sobre sólidos cimientos technoides, esculpidos no sólo para ser bailados y escuchados, sino para ser absorbidos por  mentes inquietas que piden a gritos grandes dosis de techno sea cual sea su forma o estado.

“You Are A Hybrid Too” estará disponible a la venta el próximo 14 de mayo exclusivamente en formato digital. Un elepé que será publicado, como no podía ser de otra manera,  por H-Prod, el propio sello de Cari Lekebusch.

Texto: Edu Clarà

 

Al señor Mulero parece que le va esto de los formatos de largo trayecto. Si hace aproximadamente un año nos noqueó con “Grey Fades To Green”, ahora nos sorprende con  la publicación de “Black Propaganda”; una exposición en blanco y negro de la electrónica de baile que, a la postre, sirve como elemento conmemorativo de los diez años de existencia de Warm Up Recordings, sello del que es propietario.

Para este nuevo trabajo, aparca en la zona de carga y descarga las atmósferas y los paisajes sonoros del intelligent techno de su álbum predecesor y se adentra en un techno más crudo, esquelético y repetitivo; unas veces más conceptual, otras más funcional. Una nueva y evidente prueba de que el alma inquieta del artista madrileño está en constante movimiento y se niega a vivir de las rentas de su extensa y reputada trayectoria.

La frialdad de “The Dirt” inaugura el casillero de este “Black Propaganda”. Una pieza chirriante, a modo de intro,  que muestra la dureza de un gris paisaje, típico de una fotografía de postguerra. Las sombras de “Instant Widespread Of The Dirt” y de “Introducing Errors” mantienen la tónica oscura predominante, pero se sirven de un beat repetitivo y mecánico que penetra profundamente en el cerebro, percutiéndolo cual Black & Decker en una pared de hormigón. “Disinformation” rompe con la dinámica sirviéndose de ritmos rotos, sucios y musculosos. El traqueteo incesante de la cadencia de “To Convince For The Untruth”, de “False Statements” o de “Innacurated Information” muestra el regreso de la versión más industrial de Mulero: zapatilla y contundencia en estado puro. “Intentionally False” sea probablemente la pieza más groovy de este puzzle. Ya por último, los drones metálicos de “Black Propaganda” -track que le da el título al LP- , anuncian el final de esta intensa e inquietante experiencia de largo recorrido.

Quien espere encontrar en este álbum los típicos tracks “beatportianos” de usar y tirar, lo lleva claro; porque Mulero no es de esos productores amantes del recurso fácil, que buscan la fama con el típico hit de tres al cuarto y que su máxima finalidad es estar rodeado en cabina por las cuatro comebolsas ensiliconadas de turno. No, su música atiende a la fidelidad de sus principios y no va acorde ni con modas ni tendencias. Y su personalidad artística, muy alejada del hype del siglo XXI, desarrolla y perfecciona un lenguaje sonoro propio que demuestra claramente que es uno de aquellos artistas que la escena nacional necesita para tirar del carro y colocar de una vez por todas a España dentro del mapa del techno internacional.

Texto: Edu Clarà


Tras la publicación del pack de remezclas del “Tired Of Being Wrong” de Taylor & Whitehead, el sello Bulletdodge mantiene el pulso obsequiándonos con este “0001A EP” de Till Kruger, un newcomer alemán que empieza a labrar sus primeros pinitos en el mundillo de la electrónica. Después de su bautismo musical en 200 Records, y de que el señor Sven Vath decidiese licenciar sus dos primeros tracks para incluirlos en un recopilatorio de Cocoon del verano pasado, el productor teutón inicia su andadura en uno de los sellos con mayor proyección del techno de nuevo corte. Con tan sólo 23 primaveras, el debut de este artista en el sello escocés se presume muy prometedor. Y es que el chaval, de seguir así, se codeará en breve con la élite del panorama musical actual.

Basta con prestarle atención a “Stomach Stories” para darse cuenta de que Kruger no es un productor cualquiera. Cuida y mima hasta el más mínimo detalle, logrando manejar los estados de ánimo con suma precisión. Sí, es un track de combustión lenta y de escucha calmada; de esos que divagan por la habitual atmósfera del Panorama Bar de Berlín, fluctuando como pez en el agua por paisajes melódicos sosegados; pero huye en todo momento de los típicos ambientes densos y recargados, procurando inyectar buenas dosis de elegancia y sutileza a ritmo de deep techno con cierto ramalazo minimalesco.

Impregnado por el legado de Detroit, la precisión del techno berlinés, y la profundidad del deep house, el siguiente corte que nos encontramos -el que le da el título al EP- discurre a imagen y semejanza de su predecesor pero se desprende de la cadencia pausada para adentrarse en ritmos algo más groovies adornados con ciertos matices dubby.

En el apartado de remixes, Greg Gow reinterpreta “0001 A” inyectándole mucho músculo y dotándole de mucha tensión.  El productor de Toronto no se anda con chiquitas y dispara ráfagas de beats enérgicos mostrando un techno ágil y groovie. De otro lado, LJ Malcom desnuda el corte original para sacar a relucir su alma más esquelética y minimal. Mientras que un Vince Watson venido a menos pero fiel a su estilo volador,  nos muestra su versión regocijándose en un viaje cósmico con mucho deje tranceroso que bascula entre el recuerdo y la contemporaneidad. Ya por último, encontramos la remezcla de Secret Cinema del “Stomach Stories” quien saca a relucir su porte más sofisticado para ofrecernos su hasta ahora desconocido lado más housy y calmado.

Sin lugar a dudas, una excelente release que atraerá las miradas de los consumidores más exigentes.

Edu Clarà